El Escudo

     Me pide la Comisión que os explique el origen o nacimiento del emblema que le ha dado identidad a nuestra Falla.

    Debido a que han pasado ya 25 años y por la forma que se desarrolló este tema puede ser que algunos pormenores se hayan borrado de mi memoria, ya que de este asunto no consta nada por escrito. Todo fue tratado verbalmente y siempre en un tono amistoso.

    Yo no pertenecia a la Comisión que inició este largo camino que hemos recorrido hasta ahora, pero debido a la amistat con su Presidente, D. Ricardo Ponce Angel, y por una deferencia, me encargaron la confección de nuestro emblema, dandome total libertad para su ejecución.

    Acepté con gusto este trabajo, que consideraba un honor, por su transcendencia historico-fallera, y ya desde el primer momento comence a gestar ideas.

    Después de darnos muchas vueltas a este proyecto reparé en que la Falla nacía gracias a un nucleo urbano que quería mucho esta gran fiesta.

    Teniendo la clara la idea, era necesario encotrar un perpectiva de lafinca airosa, llena de vida y elegancia, en lo que cabe. Después de investigar mucho, encontré una fotografía tomada desde la terraza del antiguo Sanatorio de AHV, que habían tomado no hacía mucho tiempo.

    El resto, como ya estaba el tema maduro, fue más fácil. Se envolvió esa parte del edificio en unas llamas alegres, sin cargarlas mucho, para no romper la harmonía, y todo este conjunto, edificio y llamas, envuelto amorosamente por la Señera Valenciana, en la que se grabó el nombre de esta Falla que acababa de nacer. De esta manera traté de darle a este conjunto un aire poético.

    Quiero renunciar a describir las numerosas pruebas y rectificaciones hasta que el proyecto lo dimos por bueno.

    Presentado a la Comisión, fue aceptado unanimemente. A los amigos de la Falla espero que tuvieran la misma opinión y a los disconformes pido con humildad perdón por no acertar a hacerlo mejor, sólo disculpable por la prisa y la escasez de medios.

    No quiero silenciar que aunque no tenía nada estipulado como compensación al trabajo que había hecho, nuestra Falla tuvo la delicadeza de obsequiarme, agradecida, con una colección de mariposas, que exhibo con mucho orgullo en un lugar de preferencia. Fue un gran detalle y una agradable sorpresa que nunca olvidaré.

Un abrazo para todos.

Julián Molina Canales